¿Por qué debemos apagar el teléfono móvil en el teatro?

La conexión tecnológica nos aleja del presente en distintos momentos de nuestra vida. Incluso las experiencias culturales pueden quedar condicionadas por la interrupción de un teléfono que suena o por la propia iniciativa de navegar a través de Internet para consultar las novedades de las redes sociales. Estamos tan familiarizados con la tecnología que convivimos con ella incluso cuando estamos viendo una película en la gran pantalla o cuando asistimos al teatro para ver una obra.

Recientemente, la veterana actriz Lola Herrera que participa en la obra Cinco Horas con Mario interrumpió la representación teatral en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza como consecuencia del sonido molesto de un móvil que no paraba de sonar. Una anécdota que en esta ocasión se ha convertido en noticia, pero que no resulta algo puntual sino frecuente tanto en cines como en teatros.

Motivos para apagar el teléfono móvil en el teatro

Apagar el teléfono móvil en el teatro no solo es un gesto de respeto hacia quienes están realizando su trabajo y, por tanto, necesitan concentrarse en el papel que están interpretando. Además, también es un gesto de consideración hacia aquellos espectadores que han comprado su entrada para disfrutar del argumento de la historia viviendo la magia del directo que ofrece la cercanía de aquello que ocurre sobre el escenario.

Pero, además, esta acción no solo tiene significado desde los puntos de vista ya descritos, sino que este hábito de aprender a poner en pausa el teléfono móvil es importante para nosotros mismos. De lo contrario, no vivimos realmente este plan cultural, estamos sentados en la butaca del teatro o del cine, ocupando un lugar en la sala, pero nuestra atención se encuentra en otro sitio distinto.

Sorprende, además, que suene el teléfono móvil en un teatro cuando antes del inicio de muchas representaciones ya se recuerda a los asistentes que lleven a cabo esta tarea. Y el ejemplo concreto de un teléfono que suena en una obra de teatro puede trasladarse a otros muchos escenarios vitales igualmente importantes en donde la tecnología invade el espacio de ese lugar.

Dependencia del teléfono móvil

La dependencia del teléfono móvil

A veces, esto sucede durante una conversación entre amigos. En otros momentos, esta interrupción impide al estudiante concentrase en la preparación de su examen porque se evade de su responsabilidad más inmediata al distraerse con las novedades de las redes sociales. En otros momentos llenamos la sensación de vacío de un tiempo libre y sin ocupación inmediata, con un mensaje de whatsapp que no es verdaderamente relevante.

Existe un ingrediente fundamental de la felicidad: la libertad. Una libertad que queda condicionada cuando el ser humano parece determinado por la tecnología en lugar de ser dueño de sus decisiones para gestionar mejor su relación con la técnica.

No solo somos más felices cuando conectamos con la naturaleza a través de la observación consciente de la belleza que nos rodea. El teatro y el cine también nos ayudan a reflexionar sobre nuestra propia humanidad a través de temas universales como la amistad, la comunicación, el amor o el sentido de la vida. En la actualidad, vivimos la paradoja de teléfonos que no paran de sonar en todas partes, mientras la situación se mantiene en el tiempo a la espera de que todos hagamos autocrítica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here