Voluntariado ambiental: 5 razones para ser voluntario

Muchas personas dedican un tiempo semanal a la realización de una actividad de voluntariado que es la expresión de la solidaridad. También es posible desarrollar esta labor de forma más concreta en el periodo vacacional del año. De este modo, el voluntario se compromete con un objetivo y se implica, junto con un equipo, en esta misión. Existen voluntariados de diferente temática.

En este artículo profundizamos en aquel se centra en la realización de acciones vinculadas con el cuidado de la naturaleza. Por ejemplo, la limpieza de playas. ¿Cuáles son las cinco razones para ser voluntario en un proyecto de voluntariado medioambiental?

1. Implicación personal en un propósito compartido

El cuidado de la naturaleza es una responsabilidad universal para el ser humano. El voluntario asume en primera persona este compromiso, es decir, es consciente de cómo la suma de acciones individuales es clave para seguir avanzando en esta dirección. Cuando eres voluntario, adoptas un rol proactivo en esta iniciativa. Eres protagonista del cambio.

2. Acciones alineadas con los valores

El deseo de cuidar la naturaleza alcanza su máxima expresión cuando se concreta en el ámbito del aquí y el ahora, es decir, cuando se traslada a la realidad mediante un plan de acción que es realista. El voluntario ambiental transforma en acciones este propósito, sus hechos son una expresión de aquellos valores que están en la base de esta misión.

3. Sensibilización y educación

Los voluntarios también se convierten en un ejemplo a seguir para los demás, inspiran con su mensaje a quienes tienen a su alrededor. Un mensaje que en un momento como el actual puede llegar muy lejos a través de diferentes canales de comunicación, por ejemplo, las redes sociales.

Además, una persona que ya está sensibilizada con este tema, adquiere una visión todavía más profunda de la realidad de la cuestión desde la referencia de su propia experiencia.

4. Gestión del tiempo para ser voluntario

Algunos voluntarios tienen poco tiempo libre, sin embargo, lo gestionan con eficacia. La imagen del voluntario no siempre es la de alguien que dispone del tiempo deseado para implicarse en una labor social, sino también la de quien, precisamente por ser consciente de la importancia que tiene la urgencia de esta implicación, prioriza este propósito en su agenda.

Por ejemplo, aquellos voluntarios que no pueden comprometerse con un proyecto de forma permanente a lo largo del calendario, pueden valorar la opción de disfrutar de esta experiencia durante las vacaciones.

Humanismo

5. Humanismo y voluntariado ambiental

El cuidado de la naturaleza es un objetivo esencial que, a su vez, está muy vinculado al propio ser humano que interactúa con el entorno. La experiencia de este tipo de voluntariado no solo tiene una expresión en forma de sostenibilidad, no solo potencia el cuidado y la belleza de los paisajes naturales, sino que también conduce a la propia introspección dada la vinculación que existe entre el ser humano y la naturaleza.

Si uno de tus objetivos de 2020 es realizar una actividad de voluntariado, ser voluntario ambiental es una posible idea para poner en práctica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here