Consumo inteligente: cómo ponerlo en práctica en el supermercado

Uno de los hábitos de un consumidor inteligente es tomar decisiones de compra que están fundamentadas en un criterio claro, es decir, nacen de la reflexión previa. En un momento en el que el cliente dispone de una amplia oferta de puntos de venta de alimentación con un amplio catálogo de productos, este consumo inteligente es muy importante en la realización de la cesta de la compra. ¿Cómo ponerlo en práctica?

1. Planificación en la lista de la compra

Mientras que al acudir al supermercado de manera improvisada para llenar la nevera, el cliente puede tomar decisiones que son el resultado del propio momento, la realización de menús saludables conecta, previamente, con la elaboración de la cesta de la compra.

2. Más allá del precio

Al realizar la cesta de la compra, el factor precio es un dato importante para la óptima gestión de la contabilidad mensual. Sin embargo, es recomendable que las decisiones tomadas en torno a esta cuestión no se basen, únicamente, en la diferenciación por precio como razón principal para elegir un supermercado frente a otro. La calidad también es una cuestión importante, teniendo en cuenta, además, que existe una relación directa entre este asunto y la salud.

3. Supermercados comprometidos con el medio ambiente

Como consumidor responsable no solo puedes fijarte en el catálogo de productos de un supermercado, sino también en su misión, visión y valores ya que, como cliente, tú también contribuyes al éxito de aquel negocio del que eres un cliente habitual. ¿Qué medidas pone en marcha cada punto de venta para cuidar de la naturaleza a través de acciones tan importantes como la reducción del uso de plástico?

Este es uno de los datos que puedes tener en cuenta. En relación con esta cuestión, crece la oferta de tiendas que venden a granel. Una propuesta que tal vez te interese como cliente. Una de las principales ventajas de la venta a granel es que este procedimiento, por sus propias características, reduce la utilización de envases. Además, al adquirir un producto de esta forma, también puedes adquirir la cantidad que realmente necesitas.

4. Comprar productos de la huerta

Aquellas familias que tienen su propia huerta pueden abastecer su despensa con algunos de los productos que obtienen de la tierra. Pero como cliente, también puedes realizar tus compras en un punto de venta que ofrece un catálogo de calidad de estos productos de delicioso sabor.

Consumo responsable en el supermercado

5. Supermercados y fruterías de proximidad

Los barrios se llenan de vida a lo largo del día cuando las familias se desplazan hasta estos puntos de alimentación para realizar la compra. El consumo responsable también puede poner de manifiesto el compromiso de aquella persona para la que el apoyo al pequeño comercio del barrio es importante. Por tanto, para poner en práctica el consumo responsable en la realización de la cesta de la compra, establece cuáles son tus prioridades y concreta decisiones alineadas con aquello que es importante para ti.

A su vez, como consumidor responsable, mantén un interés constante por formarte y documentarte sobre este tema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here