10 consejos para vivir un verano consciente

Este verano es diferente en sus circunstancias, pero no solo puede serlo por el contexto presente, sino también por la verdadera transformación interior de quien quiere vivir plenamente su destino. Un verano consciente aporta un significado profundo al periodo de vacaciones. En Tu Vida Eco te damos diez consejos para vivir esta experiencia.

1. Tiempo para el descanso

Después de haber logrado diferentes objetivos profesionales, y el sobreesfuerzo propio del tiempo de confinamiento, descansa. Descansar no significa no hacer nada sino planificar actividades que propicien este estilo de vida relajante.

2. Tiempo de lectura

Si eres un lector habitual que disfruta de esta rutina de forma frecuente, es probable que durante el verano te encuentres con aquellas historias que has pospuesto hasta ahora. La calidad de la experiencia de la lectura no se mide por la cantidad de páginas. Existen regalos especiales que puedes hacerte a ti mismo, por ejemplo, un buen libro.

3. Gastronomía

Cuida tu alimentación con las frutas y verduras del verano. Saborea los sabores estivales, por ejemplo, el placer de un buen helado. Si organizas un viaje durante las vacaciones descubre las recetas del lugar.

4. Diario de verano

¿Te gustaría recordar tus memorias estivales cuando haya pasado este periodo del año? Escribir un diario es un ejercicio que puede ayudarte a enfocarte en el lado positivo al anotar reflexiones sobre la felicidad, la alegría o la ilusión.

Prioriza aquello que es importante

5. Prioriza aquello que es importante

El verano te aporta más tiempo para dedicarlo a aquellos objetivos que en el corto plazo son importantes para ti. Quizá desees dedicar más espacio a tu vida familiar, a lo mejor quieres fortalecer el vínculo con un amigo del que te has distanciado, quizá prefieres viajar al pueblo o hacer un curso de idiomas.

Prioriza aquello que es importante para ti al alinear tus acciones con lo que quieres lograr.

6. Celebra los motivos de felicidad que hay en tu vida

Ya llegarán otras metas y nuevos proyectos, pero que el futuro no te aparte del presente estival. Es decir, pon en valor la alegría de aquellos motivos que son sinónimo de gratitud en tu vida.

7. Busca la calma

Vivir un verano consciente implica mantener la calma, dejando atrás la tendencia de buscar lo inmediato. Busca la calma del encuentro de la naturaleza como medio para reducir el estrés.

8. Sinceridad

Para vivir un verano consciente es importante que seas sincero contigo mismo y con los demás. Es decir, prioriza la verdad más allá de la apariencia. Por ejemplo, tal vez durante el próximo verano no quieras asistir a planes a los que en otro momento dirías que sí, únicamente, por puro compromiso.

9. ¿Qué quieres ofrecerle a este verano?

Ojalá que durante los próximos meses recibas sorpresas felices, pero más allá del azar, reflexiona sobre qué es aquello que tú quieres y puedes hacer. ¿Cómo te vas a implicar para alimentar tu bienestar y tus sueños?

Piensa en los demás

10. Piensa en los demás

Vivir un verano feliz no significa pensar, únicamente, en uno mismo. Cuando acompañas a los demás, tu alegría también crece a partir de esta conexión. El sentido de la vida no solo se expresa en la soledad, sino también en el encuentro con los demás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here