Kindfulness: cómo ser amable contigo mismo

El mindfulness reflexiona sobre la importancia de la presencia consciente. Vivir el presente es algo mucho más profundo que estar físicamente en un lugar. Nuestra mente se aleja del ahora cuando está condicionada por la prisa de la ocupación constante, entonces, el después llega a eclipsar el instante con ese carácter de urgencia.

Del mismo modo, podemos estar aparentemente cerca de nuestros amigos en un plan compartido en común, pero en realidad estamos lejos cuando el teléfono móvil nos lleva más allá de ese lugar. El kindfulness se nutre de la esencia del mindfulness pero, además, también añade un elemento fundamental: la amabilidad y el amor hacia ti mismo.

Ser amables con nosotros mismos nos ayuda, también, a ser más empáticos con los demás. A través de este comportamiento hacemos más agradable la vida de aquellos que nos rodean, no solo en el escenario presencial, sino también en el plano online. La comunicación digital es tan real como las conversaciones presenciales. Por ello, nutre el mundo digital con palabras constructivas en un tono positivo.

Cómo nos vemos a nosotros mismos y cómo nos hablamos influye en nuestro nivel de bienestar. Y podemos redescubrirnos desde el presente porque como seres humanos tenemos un profundo poder de transformación. Este 2020 puede ser un buen momento para iniciar un descubrimiento que, desde el punto de vista metafórico, también podría ser la imagen de un nuevo renacimiento personal. Es decir, de un nuevo comienzo. ¿Cómo ser amable contigo mismo?

1. Dedica tiempo a hacer actividades que te gustan

A veces, vivimos importantes contradicciones con el tiempo. Sentimos que la vida pasa sin que realmente lleguemos a ocuparnos de aquello que nos apetece hacer. Podemos llegar a posponer y aplazar para el futuro aquellas aficiones qus nos encantan. Si esto te está pasando, intenta cambiarlo.

Hazte el regalo de encontrar tiempo para hacer aquellas actividades que realmente quieres disfrutar. Tal vez no puedas dedicar tanto espacio como te gustaría a una actividad por tu horario profesional, pero seguro que puedes encontrar un tiempo aunque sea breve.

2. Diálogo interior

¿Cómo te hablas a ti mismo y qué mensajes te repites de manera habitual? Ojalá que estos mensajes tengan el tono amable del reconocimiento y el respeto que mereces. Así como podemos empezar a mejorar nuestras relaciones con los demás a través de la comunicación de calidad, también podemos iniciar este proceso en la introspección. Intenta acompañarte con empatía como lo harías con tu mejor amigo.

La escritura expresiva también puede ayudarte a dar forma a este propósito de alimentar tu diálogo interior con palabras bonitas.

Kindfulness: cómo ser amable contigo mismo

3. Perdónate a ti mismo

Si existe algún sufrimiento del pasado que permanece en el presente, recuerda que ya no puedes cambiar el ayer, pero sí puedes cambiar el modo en el que interpretas aquel instante. ¿Qué mensaje de amor y autoestima te gustaría enviar a la persona que fuiste en aquel momento?

4. Observa la belleza que te rodea

Un nuevo amanecer, la evolución del paisaje natural hacia una nueva estación, el aroma de las flores, las buenas acciones que ocurren a tu alrededor, las oportunidades positivas que te ofrece la tecnología, los abrazos, la lectura, la amistad, tu belleza interior, el arte… Puedes elaborar tu propia lista con aquellos regalos vitales que son una expresión de belleza.

Por tanto, mereces ser amable contigo mismo y hacer de esta virtud una filosofía de vida y felicidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here