¿Qué ocurre cuando no descansas durante el fin de semana?

El descanso es clave en el bienestar. Algo que deberíamos repetirnos con más frecuencia en una sociedad que nos recuerda constantemente el valor de la ocupación y los resultados. Estar en casa, improvisar los planes en función del momento, vivir el hogar y crear nuevos instantes de felicidad en este espacio de intimidad, es la experiencia que describe el nesting. Evidentemente, no se trata de seguir esta rutina al pie de la letra durante el sábado y el domingo, sin embargo, sí conviene hacerlo de vez en cuando.

Especialmente, cuando te escuchas a ti mismo, atiendes tus necesidades y emociones y sabes que, más allá de cualquier propuesta de plan divertido fuera de casa, te apetece desconectar. Bienvenido a tu propio hogar ya que desde estos instantes de desconexión redescubres este espacio vital desde una nueva mirada. Entre semana, cuando la rutina de horarios es menos flexible, sigues un ritmo que no siempre te permite disfrutar este espacio tanto como te gustaría.

Una de las ventajas del nesting es la sencillez. Un concepto que puedes integrar en tu estilo de vida y que recuerda un mensaje que habrás escuchado o dicho en muchos momentos: «Como en casa no se está en ningún sitio».

¿Qué hacer durante un fin de semana de nesting?

Las opciones son muy numerosas. Por ejemplo, levantarte más tarde de lo habitual y descansar en la cama sin escuchar el sonido del despertador.

Ver nuevos capítulos de tu serie preferida o ver alguna de las películas de la sobremesa que se emiten en los diferentes canales de televisión. Leer libros o revistas que te interesen.

Disfrutar del placer de la pereza que también es necesario en la vida. Realizar tareas con calma, por ejemplo, poner en orden tu escritorio. También puedes detenerte con más pausa en las novedades de tus canales de YouTube preferidos o descubrir más contenido interesante de otros creadores. Quizá te apetece escuchar música, realizar manualidades, hablar por teléfono en lugar de enviar un mensaje de whatsapp… Quizá quieres preparar una nueva receta casera, ver escaparates desde casa gracias a la oportunidad que te ofrecen las tiendas online o realizar un curso a través de Internet.

¿Qué ocurre cuando no descansas durante el fin de semana?

¿Qué ocurre cuando no descansas durante el fin de semana?

Retomas la rutina de una nueva semana en el trabajo sin haber descansado verdaderamente durante el sábado y el domingo. Cada instante es diferente y, por tanto, en un fin de semana de nesting puedes priorizar de manera especial el apetecer para ocuparte, en cada momento, de vivir el presente desde el corazón del hogar. Es decir, intenta disfrutar de aquello que te apetece hacer verdaderamente.

Los planes en casa durante el fin de semana son especialmente apetecibles durante las semanas de invierno cuando los días fríos propician esta experiencia. Este descanso no solo es necesario desde el punto de vista físico, sino también anímico y psicológico (el descanso es terapéutico para mitigar el peso de las preocupaciones y el estrés). Incluso, desde el punto de vista social, disfrutas más tus encuentros con los demás cuando también vives con optimismo estos momentos de soledad en los que te sientes tan acompañado por el presente.

Quizá no puedes hacerte el regalo de un fin de semana completo de descanso porque cada persona tiene sus circunstancias. En ese caso, intenta encontrar algún espacio aunque sea más breve.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here