Qué es el ayuno tecnológico

La tecnología llega a tener un alto nivel de presencia en nuestra vida. Y la reflexión en torno al uso positivo del ordenador, las redes sociales o el teléfono móvil es una constante. El ayuno tecnológico ofrece una respuesta ante esta necesidad de distanciamiento. El ritmo de la tecnología está marcado por una característica que ha influido de forma significativa en el estilo de vida actual: la conexión con lo inmediato.

Sin embargo, que algo sea instantáneo no significa que sea tan importante. Y esta diferenciación es esencial para recuperar un espacio propio. Ese espacio en el que estás a solas contigo mismo, incluso, sin tecnología. El ayuno tecnológico es un concepto que recuerda la necesidad de encontrar el equilibrio.

Un equilibrio que no siempre resulta sencillo. Sin embargo, que no sea fácil marcar distancia de la tecnología no significa que sea imposible. ¿Cómo poner en práctica el ayuno tecnológico? En Tu Vida Eco te damos estas ideas.

1. Que la tecnología no sea el centro de tu vida

La tecnología es un medio y, como tal, abre puertas significativas. Pero es conveniente que la tecnología no sea el principal pilar de tu vida. Es decir, no hagas de este medio un fin absoluto.

2. Prioriza el tiempo de calidad en el uso de la tecnología

Es decir, pon en valor la función práctica de la técnica cuando, por ejemplo, tienes la posibilidad de trabajar desde casa. Pero también puede ocurrir que una persona interrumpa con frecuencia su rutina por volver a poner la atención en una última novedad de WhatsApp.

3. Comparte información interesante en redes sociales

A través de las redes sociales estableces un vínculo con los demás. En este espacio tienes la posibilidad de compartir numerosas publicaciones. El tiempo es limitado no solo para ti, sino también para tus amigos. Por ello, selecciona información que aporte valor a tus contactos.

4. Establece un espacio de desconexión

Tu rutina diaria se compone de hábitos que influyen en cómo te sientes. Para fortalecer tu bienestar, recuerda el valor que tiene para ti el disfrute de un espacio propio.

Un espacio que vives y recibes como un regalo tan necesario. Ante este objetivo, con frecuencia, surge la excusa de la falta objetiva de tiempo. La reducción en el uso de la tecnología aporta una nueva perspectiva de los días.

¿Cómo comenzar con esta rutina de establecer un espacio de desconexión? Por ejemplo, dedica unos minutos a vivir esta experiencia.

Qué es ayuno tecnológico

5. Aprende a posponer para otro momento aquello que puede esperar

Es cierto que la postergación no resulta positiva en algunos aspectos que debes atender hoy. Sin embargo, existen cuestiones asociadas con la tecnología que producen una sensación de urgencia cuando, en realidad, pueden esperar.

Por ejemplo, en otro momento tendrás la posibilidad de contestar con más calma ese mensaje que acabas de recibir durante la hora de la comida. No es necesario que interrumpas ese espacio de bienestar para responder con prisa.

La tecnología conecta con la inmediatez. Pero recuerda que lo realmente inmediato es el presente. Y tampoco necesitas inmortalizar tantos momentos en fotografías. Lo más importante de la vida, no puede capturarse en una imagen. ¿Qué otros consejos para poner en práctica el ayuno tecnológico te gustaría recomendar a aquel que desee empezar a cuidarse de este modo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here